Cortadas y rasguños

Un pequeño corte puede ser algo más profundo que un rasguño pero, por lo general, se cura sin suponer grandes problemas. El sangrado inicial expulsará las impurezas y después se detendrá por sí solo. Tras fijarlos con un strip, los bordes suaves de la herida se unirán sin problemas (curación primaria de la herida). Un rasguño, por otro lado, puede haber afectado solo la capa más superficial de la piel (epidermis), pero su tratamiento se ve complicado a menudo por objetos extraños y suciedad, así como por una intensa supuración.

 

Limpiar la herida con cuidado

1. Lavarse las manos:

Antes de tocar la zona se deben lavar y secar muy bien las manos.

2. Limpiar la herida:

Lavar la herida con agua. Evite usar antisépticos que puedan dañar la piel y retrasar el proceso de curación.

3. Secar la zona:

Usar una toalla limpia y con palmaditas secar la herida.

4. Para el sangrado:

Aplique presión suave sobre la herida con una gasa limpia hasta que deje de sangrar.

5. Cubrir el rasguño

Utilice un apósito estéril adhesivo. Cambiar a diario si es necesario o siempre que se moje o ensucie. Mantenga la herida seca usando curas o apósitos impermeables que permitan el contacto con el agua.

Buscar ayuda médica:

 

Casos para médicos: las heridas punzantes (sobre todo las producidas por cuerpos extraños), los rasguños y picaduras de animales, las quemaduras de amplio alcance y las heridas que sangren profusamente deberían ser tratadas por un profesional de la salud.

En caso de duda, consulte a un experto médico.

Muchas heridas comunes pueden tratarte en casa. Pero ¿cuándo se recomienda consultar con un médico?

Haz click para más información.

Previniendo una infección

En los rasguños, los gérmenes se encuentran literalmente debajo de la piel.

Aprende más sobre cómo prevenir las infecciones.